Ribera, a los hosteleros: «Quien no se sienta cómodo, que no abra»

Ante las críticas del sector al plan de desescalada del Gobierno

La vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha respondido hoy a los hosteleros, que ayer criticaron el plan de desescalada del Gobierno para la reapertura del sector, que «no hay una obligación de abrir», en el caso de que haya bares o restaurantes que crean que no es rentable y prefieran esperar en lugar de seguir las pautas marcadas por el plan del Gobierno.

«Todos debemos entender que esto es un sistema gradual, no hay una obligación de abrir. Si hay quien considera que es mejor esperar, pues puede esperar«, ha dicho en declaraciones a Radio Nacional.

La hostelería criticó ayer el plan marcado por el Ejecutivo, al considerar que no contempla algunas de las peticiones más demandadas por el sector (como es la flexibilización de los ERTE) y también porque, creen, basa las aperturas en medidas de aforo, como es el hecho de reducir el de las terrazas al 30%. Esto, critican, no es rentable para ningún negocio.

Críticas

«No se impone ningún tipo de obligación a nadie, quien no se sienta cómodo y le parezca que las cuentas no salen, evidentemente se entiende que permanezca cerrado», ha dicho.

Desde Hostelería de España han contestado a la ministra que «evidentemente, es lo que van a hacer los hosteleros«, ha señalado José Luis Yzuel, presidente de esta organización que aglutina al sector. «Se ha dejado la sensibilidad en casa», ha señalado, en respuesta a las declaraciones de Ribera.

Según el plan del Gobierno, los bares y restaurantes podrían abrir a partir del día 4 pero sólo para servicio de comida para llevar (no consumo en el local), y a partir del día 11 podrán hacerlo aquellos que tengan terraza pero con un aforo del 30% como máximo. En la fase 2 de la desescalada (25 de mayo) los restaurantes podrán abrir el interior de sus locales pero con medidas de distanciamiento y sólo en servicio de mesas (no barra) y con aforo al 50%.

El sector cree que abrir en estas condiciones no es rentable, pues, por ejemplo, en el caso de las terrazas, la mayoría tiene una media de 10 mesas, lo que supondría abrir con sólo tres de ellas, y sin poder dar servicio en el interior del local.

https://www.elmundo.es/economia/empresas/2020/04/30/5eaa95c2fc6c8343648b4614.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.