El Tribunal de Cuentas descubre facturas sin justificar e irregulares en las cuentas de Podemos para las elecciones del 28-A

El tribunal denuncia que el partido de Pablo Iglesias tampoco acredita los servicios contratados a la empresa próxima al chavismo Neurona

El Tribunal de Cuentas ha descubierto irregularidades contables, facturas sin justificar, gastos irregulares e incluso prohibidos por la ley en la contabilidad electoral de Podemos para las elecciones generales del 28 de abril. Después de aquellos comicios, llegó al Gobierno de España gracias a su pacto con el PSOE. En el informe fiscalizador del Tribunal de Cuentas sobre los comicios del año pasado, al que ha tenido acceso EL MUNDO, el organismo público detecta una factura de gastos «que no han sido debidamente justificados» y que ascidende a 133.100 euros.

Podemos ha sido requerido para explicar con detalle cómo gastó aquellas partidas. Pero sus explicaciones son claramente insuficientes, según el tribunal. En el informe, la autoridad fiscalizadora del Estado determina que la formación que preside Pablo Iglesias «sólo ha identificado los actos en los que se han utilizado algunos de los diseños, sin acreditar la efectiva participación del proveedor en los actos electorales, ni los medios humanos y materiales utilizados en los mismos».

El total de gastos irregulares detectados por el Tribunal de Cuentas asciende a 425.037,41 euros. De ellos, algunos son gastos expresamente prohibidos por la ley, como subraya el informe en poder de este diario, aunque se trata de cantidades pequeñas, en este caso, 1.210 euros gastados en propaganda electoral emitida fuera del plazo permitido por la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (Loreg).

El Tribunal de Cuentas también hace hincapié en contratos firmados con la empresa Neurona Consulting, próxima al chavismo. Se trata de contratos firmados por valor de 363.000 euros. En este caso, destaca que la factura está emitida con fecha 5 de abril, sólo 15 días después de que esta sociedad, que ha trabajado para gobiernos chavistas latinoamericanos, se inscribiera en el Registro Mercantil español, el 19 de marzo. Además, la firma del contrato, que se realizó electrónicamente, se produjo un mes después, el 6 de mayo, el mismo mes de las elecciones generales.

En el contrato aportado por Podemos para justificar esta transferencia a la sociedad de origen latinoamericano, se recogen, resume el tribunal, «los mismos conceptos que se hacen constar en la factura presentada», pero «sin valoración económica individualizada de lo contratado».

El mismo documento detalla que el objeto social de la sociedad Neurona «no coincide con las prestaciones contratadas» por Podemos. Y que la formación morada no ha acreditado la prestación de los servicios contratados, a pesar de haber sido requerido para ello.

Neurona es una empresa de comunicación política que se presenta como una de las consultoras más importantes de América Latina, siempre vinculada a campañas de partidos de izquierda y chavistas. Su director, César Hernández Paredes, fue diputado en México. También participa en la misma Pabel Muñoz, un político ecuatoriano del partido de Rafael Correa. La sociedad es muy próxima a Juan Carlos Monedero, fundador de Podemos, pero él se ha desvinculado y asegura que ni pertenece, ni ha pertenecido nunca a su dirección.

https://www.elmundo.es/espana/2020/08/07/5f2d1005fc6c8370198b4618.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.