El Gobierno exige gratis el apoyo del PP en la crisis del coronavirus y no le consultará las medidas

El Gobierno se sacude las críticas vertidas por algunos partidos como el PP y el PNV, que rechazan el decreto de hibernación de la economía para limitar aún más la movilidad, y atribuye la descoordinación, el hecho de que no se informara a los partidos o que se comunicara a las comunidades autónomas y a las empresarios la decisión como algo ya hecho, a que la medida se tomó «en 24 horas».

Pese a los reproches recibidos, el Ejecutivo de Pedro Sánchez espera obtener el respaldo del PP porque va en la línea de la solicitud de algunos de sus barones, partidarios de medidas más duras.

Ésta es la explicación pública que ha ofrecido este martes la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que ha asegurado que el Ejecutivo «está actuando de forma inmediata» cuando las autoridades sanitarias marcan un rumbo.

Según fuentes gubernamentales, el presidente del Gobierno tomó la decisión de parar la actividad empresarial no esencial el pasado sábado, después de que el grupo de científicos que lo asesoran lo recomendaran tras constatar una bajada de contagios por tercer fin de semana debido a un descenso mayor de la circulación por el parón productivo.

«Los tiempos son vertiginosos, necesitamos legislar a gran velocidad», ha dicho Montero. Ese mismo sábado, 28 de marzo, según ha relatado la portavoz, ella personalmente informó a los presidentes autonómicos de que el Consejo de Ministros lo aprobaría en una reunión extraordinaria al día siguiente. Por eso, Montero ha defendido que están intentando hacer a todo el mundo «cómplices», aunque ha reconocido que debe «seguir estrechando la coordinación».

Es un «decreto razonable», dice el Ejecutivo

La ministra de Hacienda ha asegurado que se trata de un «decreto razonable», que no paraliza la actividad productiva, sino que la sitúa en una suerte de hibernación, en la que cada empresa decide cómo mantener sus constantes vitales, prolongando una semana más las vacaciones de Semana Santa, con un permiso retribuido a los trabajadores recuperable.

Montero no contempla que el PP no lo respalde en el Congreso. Recoge medidas «necesarias», ha apuntado, porque los expertos han apostado por restringir la movilidad en cifras de los fines de semana. «No se entendería que el PP, que ha pedido durante semanas un endurecimiento del confinamiento e incluso la parálisis de la actividad industrial, no apoyara en este momento», ha subrayado.

«Sería una contradicción. Cada uno tendrá que obrar en consecuencia», ha añadido la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno.

De este modo el Ejecutivo no se plantea que el PP le pueda negar su respaldo o que esté en duda el aval de la Cámara Baja. » Esperamos contar con la aprobación de los grupos», ha señalado la ministra portavoz.

Sin dar al PP más relevancia que a otras formaciones, a pesar de ser el principal partido de la oposición, Montero ha asegurado que se pondrán en contacto con todos los grupos parlamentarios para lograr su apoyo y sumar algunas aportaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.