El Consejo Escolar del Estado descarta abrir los colegios en julio y propone no avanzar en el temario

Un borrador que se vota el martes plantea que, si se aprueba la tercera evaluación, se limpien los suspensos anteriores. Y que el título de ESO y Bachillerato se pueda lograr sólo con la evaluación positiva del tercer trimestre

El Consejo Escolar del Estado, máximo órgano consultivo del Gobierno en materia educativa, votará el próximo martes varias propuestas sobre lo que se puede hacer en lo que queda de curso, dado el escenario de pandemia por coronavirus y la suspensión de las clases presenciales. En uno de los borradores de propuestas plantea no avanzar en el temario y otras medidas para dar más facilidades a los alumnos: quiere que las evaluaciones del tercer trimestre, aunque se realicen de forma telemática, sirvan para recuperar si están suspendidas las del primer y segundo trimestre.

También quiere que los títulos de la ESO y de Bachillerato se puedan obtener simplemente teniendo una evaluación positiva en el tercer trimestre en 4º de la ESO y en 2º de Bachillerato. Las circunstancias excepcionales justifican esta especie de barrido con todo lo anterior que, en caso de Bachillerato, habilitará para realizar la Selectividad.

El borrador también entiende que no se deben prolongar clases o evaluaciones en el mes de julio. ¿Por qué? «Hay que tener en consideración que los profesores, alumnos y familias están haciendo un esfuerzo para seguir el curso con la formación en línea; ahora no están de vacaciones y la carga psicológica que han tenido que soportar también exige un tiempo normal de descanso. Habría que tener en cuenta, además, los inconvenientes que podría suponer esta medida para la programación de las vacaciones y la conciliación familiar».

La Comisión Permanente del Consejo Escolar del Estado se ha reunido este martes de forma telemática para analizar este documento, que es susceptible de cambios. Los convocados se han emplazado a verse el próximo martes para votarlo y analizar otras propuestas. De aquí al próximo jueves, los representantes de padres, profesores y alumnos realizarán sus aportaciones, según fuentes presentes en el encuentro. Lo que salga del martes no es vinculante ni obliga al Gobierno a seguirlo, pero tiene su valor porque resume el sentir mayoritario de la comunidad educativa.

Escenarios: volver o no volver antes del verano

El texto que se ha analizado este martes es el que sintetiza la mayoría de posturas. El borrador de seis páginas argumenta que la suspensión de las clases presenciales «ha exigido un replanteamiento de las tareas de enseñanza y del trabajo del alumnado» y por eso es pertinente que el Consejo Escolar formule al Ministerio de Educación y las CCAA unas propuestas de actuación para que haya un «mejor aprovechamiento educativo por parte del alumnado» y más eficacia en el trabajo de los docentes.

Los expertos plantean tres escenarios: que las clases presenciales se reanuden a finales de abril, que se retomen desde mayo o que no se pueda volver en lo que queda de curso al aula. Para los dos primeros casos, el texto pide que no se avance en el currículo y la evaluación se centre sólo sobre «los aprendizajes programados». La idea es que el trabajo se centre en el «repaso» y la «repetición» de los contenidos y aprendizajes fundamentales de cada materia abordados desde septiembre hasta abril. Para ello, los «aprendizajes fundamentales serán adaptados por el profesorado a partir de una reducción y condensación de los currículos».

Además, se plantea que, si la evaluación del tercer trimestre resulta positiva, «se entenderá como recuperación de las anteriores para aquellos alumnos que tuvieran una o las dos insuficientes».

En el caso de que la evolución de la pandemia aconseje no volver a clase hasta el curso que viene, los expertos proponen igualmente no avanzar en el temario y que la evaluación del tercer trimestre haga limpia con los suspensos anteriores, aunque los exámenes se hagan desde casa, de modo telemático.

Títulos con suspensos

Además, plantea una excepcionalidad para obtener los títulos de la ESO y Bachillerato, que se podrían obtener simplemente aprobando la evaluación del tercer trimestre, aunque los dos trimestres anteriores estuvieran suspendidos. Se entiende, de forma extraordinaria, que esta tercera evaluación serviría «como recuperación de la dos anteriores y, en consecuencia, permitirá la obtención del título».

El borrador también pide que se retrase lo más posible el curso en junio y que los exámenes de recuperación contemplados a finales de junio o a principios de julio vuelvan a septiembre, como ocurría antes del curso 2016/2017. Descarta habilitar julio como periodo lectivo pero insta a «aprovechar al máximo el tiempo de actividad lectiva en el mes de junio, sea ésta a distancia o presencial».

Por último, reclama criterios comunes en la Selectividad: «Se solicita que las autoridades educativas competentes fijen de manera urgente la estructura concreta y los temarios de la EBAU, siguiendo los mismos criterios generales en todas las comunidades, para evitar posibles discriminaciones».

https://www.elmundo.es/espana/2020/03/31/5e833688fc6c8374328b459f.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.